Cursos de conducción MTB

Banner
LA DISTENSIÓN ABDOMINAL, UN PROBLEMA OCULTO TRAS LA IMAGEN DE OBESIDAD

Estas pinzas se basan en una teoría, por la que midiendo los pliegues cutáneos de diversas zonas del cuerpo y utilizando los resultados en una fórmula matemática establecida, obtendríamos el porcentaje de grasa corporal de un individuo. No hay que decir que es un sistema barato, simple pero a la vez muy inexacto.

Como ya he comentado anteriormente, este sistema se basa en la obtención de una serie de medidas a lo largo de todo el cuerpo, dentro de las cuales habría que obtener 3 medidas solo de la zona abdominal. Fueron estas tres precisamente, las que me llamaron la atención a la hora de medir la grasa corporal a personas con estas deformaciones del estómago. Me di cuenta de que la mayoría de clientes con este problema no tenían tanta grasa en su zona media como realmente aparentaban. Cuando me disponía a tomarles las medidas de la zona media, concretamente en su estómago y en un costado, los datos obtenidos no se diferenciaban de una persona delgada. Esto me hizo comprender que no es que fueran personas obesas, sino que su único problema era que poseían unos estómagos que sobresalían de tal manera que les hacia parecer mucho más gordos de lo que realmente estaban. Esto no quiere decir, ni mucho menos, que estas personas no tuvieran un problema, todo lo contrario, lo que quiero decir es que es un problema completamente diferente al de sobrepeso por acumulación de grasa, y que por tanto se debe tratar de manera diferente.

Más tarde, conforme empecé a tratar con culturistas y "powerlifters", este mismo problema surgió. Estos deportistas aparentaban tener todo su cuerpo muy musculazo excepto su zona media. Esto me llamó mucho la atención entonces. No comprendía como un atleta podía poseer la misma barriga que una persona obesa. Cuando me dispuse a tomar mediciones de grasa de su zona abdominal obtuve los mismos resultados que anteriormente. Casi no tenían grasa alrededor de esta zona, o por 10 menos no tenían más grasa que la que pueda poseer una persona con apariencia delgada, por 10 que me encontraba ante el mismo caso que anteriormente. No era una cuestión de grasa sino de deformación del estómago, que les llevaba a aparentar estar mucho más gordos de 10 que realmente estaban. Por si fuera poco, estos deportistas poseían unas barrigas tan duras que se hacia prácticamente imposible tomar mediciones de pliegues cutáneos. Esto puede parecer un mal menor debido a que se pudieran encontrar fuera de temporada o en un momento malo de forma, pero el problema realmente serio surgía cuando estas personas se disponían a perder grasa y su barriga no se alteraba 10 más mínimo, es decir, se mantenía igual que antes. En un principio pensé que este era un problema exclusivo de los powerlifters, o levantadores de peso, pero con el tiempo empecé a ver más y más culturistas que exhibían este mismo problema.

Desde entonces, cada vez que trato con un nuevo cliente, 10 primero que hago es intentar sacar un patrón de cuáles son sus hábitos alimenticios. Esto me permite, por un lado, reconocer cuales son los puntos flacos en la alimentación diaria del individuo, y por tanto tratar de cambiar estos malos hábitos, y por otro lado, hacerme una idea de las nociones que este cliente pueda tener sobre nutrición y dietética. Lo segundo que hago, e inmediatamente después de conocer sus hábitos alimenticios, es medir su porcentaje de grasa corporal, 10 que en un futuro me ayudará a medir los progresos de este individuo, y a estudiar que tipo de alimentación y ejercicio funciona mejor con cada cliente. Después de mucho tiempo recogiendo información sobre hábitos alimenticios y porcentajes de grasa, me di cuenta de una similitud en la alimentación de las personas obesas, los culturistas y los powerlifters. Tanto unos como otros, coinciden en que ingieren grandes cantidades de comida a última hora de la noche, normalmente alta en grasa, y justo antes de irse a dormir, o bien mantenían esta costumbre a 10 largo de todas las comidas del día, 10 cual es peor todavía. Este caso se repetía la mayoría de veces que trataba tanto con obesos como con culturistas.

Aquello que se conoce como "barriga", es en realidad distensión abdominal, 10 cual no está siempre relacionado con índices de grasa corporales altos, es un problema diferente, y que por tanto, deberá tratarse de manera diferente. Esta distensión abdominal es causada por sobrealimentar el sistema intestinal con grandes cantidades de comida, a continuación dejar reposar estos mismos alimentos en una postura cómoda, bien sentado, o bien tumbado, con 10 que dejarías a los músculos del estómago que se relajen. Este proceso, cuando se repite continuamente, crea un sobrecrecimiento, hacia el exterior, del estómago y el intestino, el cual es casi imposible cambiar. (Darse cuenta de que he dicho "casi", explicaré esto más tarde). Pensemos por un momento en el conductor de camión, o cualquier conductor que pase largas jornadas en la carretera de manera habitual. Este señor pasa un largo periodo de tiempo sin levantarse de su asiento, cuando finalmente se dispone a comer, o cenar, parando en un área de servicio.

Seguramente pedirá una comida alta en grasa y muy pesada como por ejemplo, un gran chuletón de ternera con patatas fritas, un trozo considerable de pan para acompañar a la carne, un trozo de pizza, y todo esto 10 acaba con un sugerente postre con siropes, nata, miel,... y allí va él, de nuevo a su asiento del camión, a afrontar más largas horas de carretera, mientras claro está, todo este banquete, digno de reyes, va descansando cómodamente en su sistema digestivo.

Muchos culturistas y powerlifters consiguen este mismo efecto sobrealimentándose en un intento desesperado de ganar peso. Su dieta, algo diferente que la del conductor de camión, es también muy simple. Consistiría en 4 - 5 comidas al día. Para desayunar tendríamos 8 claras de huevos, 2 huevos enteros, tostadas, y alguna fuente de carbohidratos complejos limpios como puede ser la avena. A media mañana un batido de algún subidor de peso "weightgainer" hecho con leche, un sándwich y fruta. La comida consistiría en un sándwich de pollo, leche, arroz, vegetales, yogures y fruta. A mitad tarde volveríamos a ingerir lo mismo que a mitad mañana, y por la noche, a última hora, un buen trozo de carne, patatas, arroz, leche y vegetales. Estas comidas tan pesadas a última hora de la noche, secundadas de comidas hipercalóricas a lo largo de todo el día, pueden llegar a causar perfectamente distensión abdominal de igual manera. El grado en que esta malformación se desarrolle en cada individuo depende de otros factores a parte de la dieta.

En el caso de los powerlifters, parece que hay otra causa por la que se podría llegar a producir una distensión abdominal, o por lo menos, propiciarla. Es lo que se llamaría sentadillas pesadas, o bien "heavy squatting". Para empeorar más las cosas, si cabe, parece ser que practicar este tipo de entrenamiento, típico de los powerlifters, y a continuación complementario con una comida pesada es una práctica idónea para sufrir este tipo de malformaciones del aparato digestivo. Pensemos por un momento en el atleta levantador de peso, o powerlifter, que ingiere una comida pesada y lenta de digerir, a continuación, un rato después, trabajando con la barra las sentadillas. La fuerza interna que se genera, fruto de la pesada comida aun en el intestino, unida a la presión que genera el esfuerzo del mismo ejercicio, empuja la cavidad abdominal hacia fuera causando la distensión. Pero lo peor, es que no solo las sentadillas contribuyen a esta situación, sino cualquier ejercicio que en su ejecución se una la contención del aliento y una gran comida.

Otro aspecto que influye, de manera muy notable, en esta malformación es el consumo de esteroides. Una observación muy común por parte de un culturista, es como se reduce su cintura cuando dejan de consumir estas sustancias. Un consumidor de esteroides de cualquier tipo, ya sea testosterona, nandrolona o cualquier otra sustancia de estas características, notará como empieza a perder centímetros de cintura sobre los 6 meses después de cortar la ingesta de estos. ¿Porque? Bueno, estas sustancias podrían compararse con un mal amigo, aparentemente todo es muy bonito pero a tus espaldas no sabes lo que puede estar pasando ya que tú no lo ves. Con los esteroides pasa lo mismo, aparentemente funcionan muy bien ya que propician un crecimiento muscular exagerado, pero lo que tú no ves es el lado oculto de toda esta situación. Se podría decir que mientras los ingieres te la están jugando de dos maneras. Por una parte, los esteroides no discriminan, cuando digo que producen un crecimiento muscular exagerado me refiero a todos los músculos del cuerpo, y dentro de estos músculos también encontramos a los diferentes órganos como corazón, estómago, intestinos, etc. que también son músculos. Y dependiendo de que cantidad, que tipo, y durante cuanto tiempo los utilices esta distensión será mayor o menor, además de los posibles trastornos ocasionados por el crecimiento del resto de órganos.

Cuando un culturista deja de consumir estas sustancias, nota como sus músculos pierden densidad y su fuerza disminuye considerablemente. Y al igual que, en definitiva, los músculos disminuyen, también lo hacen los órganos.

Recordareis que hace unas líneas he dicho que estas sustancias te la juegan de dos maneras. Por otra parte, ha habido ciertos estudios que prueban que el consumo de esteroides contribuye a la acumulación de grasa visceral alrededor de los órganos, lo que a largo plazo puede ser letal.

Pon mucha atención a cual es tu verdadero caso. En muchas ocasiones, lo que llamamos barriga no es más que una vaga postura. En estos casos lo que ocurre es que el individuo en cuestión ha dejado que la pared abdominal se relaje, y nunca ha intentado meter la barriga y mantener una postura erguida. Ten en cuenta que cualquier persona que posea una pared abdominal flácida puede llegar a relajar tanto su estómago que parezca en estado de gestación. Muchas de las personas que padecen de distensión abdominal también cuentan con músculos de la espalda, concretamente de la espalda baja, muy debilitados, lo que hace que sean más propicias a lesiones de espalda. Esto tendría una explicación lógica. Conforme el estómago va empujando hacia fuera, la espalda baja también sufre una gran presión en el mismo sentido, es decir hacia dentro. Para compensar esta situación el individuo suele desplazar los hombros hacia delante, lo que propiciará todavía más una posible lesión de espalda.

Respecto a las mujeres que han tenido hijos, un breve comentario. El ganar tanto peso debido al crecimiento interno del bebé, unido a la posible grasa que se pueda tener, hace que la cavidad intestinal se estire, lo que causa una aparente distensión resultado del sobre estiramiento de los músculos abdominales, y su consecuente pérdida de elasticidad. Si crees que este puede ser tu caso no dudes en consultar a un cirujano plástico ya que tiene fácil solución.

Ahora que ya he explicado lo que es la distensión abdominal, vamos a ver como se debería tratar. Lo primero que hay que hacer es ajustar los hábitos alimentarios diarios de cada uno. Intenta hacer 6 comidas menores, equilibradas y bajas en grasa a lo largo del día. En segundo lugar, evita hacer grandes comidas al final del día. Si tu última comida antes de acostarte tiene que ser por alguna razón alta en grasa, bien porque no depende de ti lo que vayas a cenar, o por cualquier otro motivo, intenta como sea reducir la ingesta de grasa y bajar cuanto puedas la toma de carbohidratos.

Bajo ningún concepto comas y vayas directamente al gimnasio. Deja a tu comida tiempo para que descanse y sea bien asimilada, al menos una hora antes de empezar a entrenar. Pon atención a tu respiración, y recuerda respirar durante cada ejercicio. Esto es particularmente importante cuando estés haciendo sentadillas, prensa de piernas y jaca inclinada. Céntrate en hacer trabajo abdominal, así como hiperextensiones para tu espalda baja. Trabajando de esta manera lo que buscamos es mejorar la postura, viciada, como he comentado antes, debido a la distensión. Y por último, y no por ello menos importante, intenta volver a andar erguido, al principio puede costar un poco debido a la falta de costumbre, incluso hay quien le da vergüenza, pero es fundamental restablecer la conexión mente - abdominal.

Por supuesto, no hay que decir que si estas consumiendo esteroides dejes de hacerlo. Hazlo y notarás como tu cintura empieza a disminuir.

Por último, y antes de despedirme, decir que ya es hora de empezar a darle importancia al trabajo cardio - vascular si realmente quieres vencer a este problema. Ya no valen las excusas de que hoy he tenido mucho trabajo y estoy cansado, hace un mal día, o cualquier otra excusa que suelen ser usadas con bastante frecuencia. Las principales razones por las que es fundamental hacer este tipo de trabajo son dos. Por un lado evitarás que se siga depositando grasa alrededor de tus órganos internos, y por otro lado, es fundamental para reducir esa grasa que ya hay acumulada alrededor de estos órganos viscerales. Estaríamos hablando de un mínimo de 5 días a la semana y nunca menos de 40 minutos. Por supuesto esto no te va a hacer la menor gracia, pero si quieres que tu trabajo sirva de algo y ver resultados lo más rápidamente posible no puedes fallar en este aspecto.

Para cualquier consulta no dudéis en escribirme a mi dirección de correo electrónico, Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla Un saludo, y hasta la próxima.